Casa Ibáñez triunfa en Europa

Tras los premios a sus sobaos, ahora llega otro para la quesada.

Las pequeñas empresas, y más siendo de nueva creación, tienen muy pocos caminos para poder competir con la brutal competencia de las empresas ya implantadas en el mercado. Deben tener unos objetivos muy bien definidos y ser conscientes de sus capacidades. Con esas premisas muy claras nació Casa Ibáñez, una micropyme cántabra, de carácter familiar, creada a principios de siglo por un joven emprendedor. ‘Pachi’ aplicó a su empresa la regla de las tres ‘ces’: Calidad, Calidad, Calidad. Abrió una tienda-obrador en Renedo de Piélagos y empezó su andadura elaborando lo que mejor sabía hacer: galletas, quesadas y sobaos pasiegos. Gracias a la cuidada selección de materias primas y al buen hacer, Casa Ibáñez consiguió la acreditación IGP de sobao pasiego. Después llegaron el Registro de Artesanos y la Marca de Calidad Territorial Europea. La cartera de clientes fue en aumento y Casa Ibáñez se vio obligada a dar el salto a un local en Vargas que le permitiese crecer en producción, pero sin perder de vista en ningún momento la calidad alcanzada. […] Leer la noticia completa.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *