David de Jorge probando nuestros sobaos

sobaos-ibanez

O de unos sobaos de puro alucine.

La historia de esta casa es bastante común en la bella Cantabria, un pequeño obrador que elaboraba golosinas sin igual y que tenía enganchados a los vecinos con sus sobaos, quesadas y galletas pasiegas, acabo dando el salto a una producción más industrializada, pero sin perder su marchamo artesanal. Es lo que pasa cuando se hacen las cosas a pedir de boca y la fama traspasa fronteras.

Casa Ibañez sigue siendo una empresa de carácter familiar y sus sobaos mantienen un saborazo a mantequilla, a vaca y a prado de puro alucine; sentimos debilidad por los sabaos, lo confesamos sin remilgos, y éstos, bien plantados y con estupenda miga, son néctar imperial cuando se untan en café con leche, ¡ay, qué perdición!

Merecedores de distintos galardones nacionales y extranjeros, cuentan con la IGP Sobao Pasiego y se comercializan en tres versiones, el pasiego, que cuenta con bien de mantequilla en masa antes de cocer, el artesano, pensados especialmente para el desayuno, y el ecológico, elaborado con todos los ingredientes libres de conservantes, pesticidas o colorantes. Cuentan también con unas galletas pasiegas, elaboradas a partir de masa dura, que son puro vicio para zampártelas en plan finolis a la hora del té.

¡God save the Queen!

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *